El Pombero [El pomberito]

Cuenta la leyenda que el pombero, camina entre las sombras, tiene la cara totalmente alargada, silba lindo, como nadie más iguala a los pájaros.
Cuando ve una casa se mete por la cerradura y puede escuchar la conversación de una madre y su hijo, por ejemplo diciéndole que por su comportamiento el pombero lo vendrá a buscar.
El pombero sale de esa casa riendo en silencio, le silba a los pájaros que están en las ramas pensando..."-¡ Que cosas tan raras dice la gente de mi!. Lo que la gente dice de mi son mentiras inventadas.
A la noche el pombero vuelve a la casa sin que nadie lo vea y le habla al niño y se hace amigo.


Como reconocer al Pombero:

Es muy parecido al Duende, pero a diferencia de aquel, se lo ha visto muy pocas veces.
En la zona del Paraguay, sur del Brasil y noreste de la Argentina vive el Pombero, que es el duende más popular de esta región. Se dice que tiene la apariencia de un hombre alto, flaco y lleno de pelos (aunque también están los que aseguran que es bajito, gordo y feo). Anda siempre vestido de pobre con un sombrero de paja, camina con una caña en su mano, a modo de bastón.
Suele ir por los campos mascando tabaco negro y buscando huevos frescos o miel del monte para comer.

El pombero es un hombre de corta estatura, fuerte, de tez morena oscura, con abundante vellosidad en manos y pies y tiene brazos tan largos que los arrastra cuando camina. Además tiene la habilidad de girar sus pies, para dificultar su búsqueda y despistar a los viajeros al encontrar sus huellas. Puede tomar la forma de cualquier animal, tiene los ojos chatos, mira fijo, igual que las lechuzas. Tiene la boca grande y alargada y sus dientes son muy blancos

El pombero santiagueño posee una figura esbelta y estilizada, no así en la mesopotamia que adquiere la fisonomía de un duende bueno que ayuda a quien lo necesita y lo pide, mientras deabula por la selva cuidando a los páganos y a los árboles de los hombres agresivos y dañinos. Pero en la versión mesopotámica del pombero, este ser tiene la habilidad de adquirir diferentes formas: un árbol, un animal feroz, aunque, su forma más habitual sería la de un regordete enano vestido con pantalones desflecados.




Se dice que es el dueño de los pájaros y del sol y señor de la noche.

Sale a pasear en los meses de Octubre y Noviembre, cuando empieza el calor (en el N.O. y N.E.).

Dicen que el primer día de octubre, suele bajar al pueblo con su sombrero de paja y un rebenque en la mano, y azota a todo aquel que no coma en su honor hasta que se le atragante la comida. Algunos, para evitar su presencia, o tal vez la funesta ingesta, colocan un diente de ajo en las esquinas de su casa para que el Pombero no pueda entrar, y de esta manera evitarse los golpes del duende, que no deben ser nada livianitos.

El Pombero
El Pombero es uno de los genios de la naturaleza más difundidos en la región guaranítica.

También conocido en Corrientes como Cuarahú Yará (voz guaraní que significa “Dueño del Sol”), el Pombero es un hombre alto y delgado que recorre la selva Misionera con un enorme sombrero de paja y una caña en la mano, a la hora de la siesta, para cuidar de los pájaros, ya que es su protector.

Apodado el duende sombrerudo, duende norteño o señor de la siesta. Si encuentra niños que juegan a cazar aves, se los lleva; por eso los padres les piden a los pequeños que no se alejen del rancho a la hora de la siesta o se les hace dormir después del almuerzo para evitar encontrarse… Como es el que cuida de los pájaros, tiene la habilidad de silbar como ellos y de emitir cantos parecidos a los de las aves, para acercarse a ellos o alejarlos del acecho de los cazadores.

Cuando el pombero escucha voces, se esconde rápidamente entre los árboles para espiar quién se ha entrometido en su mundo y qué tipo de intenciones trae. Y así, intentará a través de algunos trucos, evitar cualquier agresión a la naturaleza. Estos "trucos" pueden ser desde la imitación de rugidos de animales como imprevistos chaparrones que espanten a los invasores.


Es también protector de los árboles y se irrita si alguien los tala indiscriminadamente. Cuentan que una vez el Pombero se enojo con un hachero de la provincia de Formosa , Marco Gavasa, lo saco del rancho en plena noche con cama y todo , y lo dejo en medio del monte.

Quiere a los chicos buenos y golpea a los malos. Cuando uno le imita el grito o el silbido, éste le contesta en forma enloquecedora. Dicen que se lo ahuyenta con ajo.


En el Chaco creen que este genio de la naturaleza es un compañero invisible, con el cual se pueden hacer “tratos”. Así el Pombero acompaña a su amigo, alejándolo de todos los peligros. Según la función que deba cumplir, se transformará en árbol, camalote, indio o silbará como las aves. Para retribuirle los servicios prestados, se debe hablar muy poco de él (siempre en voz baja) y por la noche ofrendarle tabaco, dejándolo fuera del rancho para que el Pombero se lo lleve.

ElPomberito gusta muchísimo del tabaco y la miel. Además puede ser amigo o enemigo del hombre, según la conducta de éste. Su función primordial es la de cuidar del monte y los animales salvajes.

Se enoja muchísimo si algún cazador mata más presas de las que consumirá. Si eso ocurre se transforma en cualquier animal o planta y con argucias induce al infractor a internarse a lo profundo de la selva donde se pierde. Lo mismo sucede con el pescador, o aquel que corta árboles que no utilizará. Su presencia no siempre puede ser advertida, porque la capacidad de metamorfosearse, hace que vigile subrepticiamente la conducta de los hombres.

Si el Pombero es enemigo, se está expuesto a innumerables peligros dentro del bosque, porque siempre con engaños intentará perderlo en la espesura. Algunas veces provoca extraños accidentes dentro de los ranchos, como por ejemplo que se cierren solas las puertas, o caigan utensilios de la cocina, misteriosamente. Los que están enemistados con el duende, en las noches, suelen escuchar pasos y voces en los alrededores del rancho, como si alguien caminara por el patio en las noches.

En cambio si es amigo, pueden obtenerse grandes ventajas, puesto que él, de manera invisible guiará al cazador hasta el lugar donde se hallan las presas más grandes y gordas, la buena pesca o los mejores frutos silvestres que sirven de alimento. Para ganarse su amistad, es necesario dejarle cada noche, durante treinta días sin interrupción, detrás del rancho, botes de miel, tabaco o cigarrillos, alimentos que le gustan muchísimo. Además, nunca debe pronunciarse su nombre en voz alta dentro de la casa, porque esto lo enoja.


el Pombero interviene también en la búsqueda de los objetos perdidos, por eso se oye decir: – ¡Pomberito, Pomberito si me haces encontrar, (aquí el nombre del objeto perdido) yo te ofrezco tabaquito!- Esta promesa debe ser cumplida para evitar que el Pomberito se enoje, ya que su disgusto es de cuidado. El nombre guaraní del Pomberito es Cuarahí Yara o Dueño del Sol.
El origen del nombre, quizá lo encontramos en el sur del Brasil, donde se llama “Pombeiro” al que espía.